Documento sin título Documento sin título Documento sin título

Cuántos días he gastado en cosas tan triviales

mayo 2014

© Irene Vidal

Esto de navegar por los inmediatos afluentes de la información y guardar toda esta inmensidad en lápices de bit bit bitácora es un desconcierto, la verdad; porque lo mismo te encuentras las palabras de un sabio que dice , que al laíto te encuentras las de otro que dice No y yo me quedo con una cara de dos palmos de tonto que se me diría que soy un tocomocho.

Navegaba, como digo, entre las típicas páginas buscadoras de conocimiento para no importa ahora qué broma que quería gastar a mis cándidos discípulos ahora que llega el cálido y laborioso final de curso, cuando arribo a una donde leo contradictorias doctrinas sobre el tema del ocio y mala fama que tiene el ocio. Ecce exempla:

Entre mis clásicos tenemos la opinión de Ovidio que dice con muy clara comparación Así corrompe el ocio al cuerpo humano, como se corrompen las aguas si están quedas. El pensador Séneca pensó Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza. San Agustín, lleno me parece de humor negro, dijo La ociosidad camina con lentitud, por eso todos los vicios la alcanzan. Goethe que Una vida ociosa es una muerte anticipada. Y por último Jostein Gaarder me recuerda los hoy tan denostados cuadernillos de caligrafía Rubio que nos hacía repetir, repetir, pero bellamente repetir, eso sí, eso de El ocio es la madre de todos los vicios.

Pero, claro, me vuelvo loco cuando veo junto a éstas estas otras frases del matemático y pacifista Bertrand Russell: El ser capaz de llenar el ocio de una manera inteligente es el último resultado de la civilización. O El sabio uso del ocio es un producto de la civilización y de la educación. Su espíritu modernista nos retrotrae a la esperanza de alcanzar un nuevo edén donde vivir ociosamente.

Pero como ya dije en otra ocasión, bien es verdad que ha de saberse el contexto de las panaceáticas frases aisladamente sacadas de contexto para entenderlas acertadamente; pero a pesar de ello, no dejo de dejarme abiertos los ojos de alucinación ante tanta divergencia.

Bueno, así que dejé que resolvieran mis dudas los concienzudos clásicos y me puse a hablar con Plinio el Joven, a través de sus cartas, claro, y me decía éste cómo toda la actividad de la ajetreada tarea del día a día parece, vista en uno solo, una pechá de cosas hechas; sin embargo, si las considero todos los días juntas, en verdad, no se ha hecho nada, o como dice él: Quot dies quam frigidis rebus absumpsi! (¡cuántos días he gastado en cosas tan indiferentes¡), ¡tan sólo perder el tiempo!

No sé qué pensará nuestro pausado lector de hoy en día, si las prisas por ir allí y allí y allí a tiempo y hacer esto, eso, aquello y lo otro, o si el estoy ocupado que tantas veces sale de nuestros besucones labios son, al final, una pérdida de tiempo o no.

Pero antes de empezar yo a pensar, continuaba contándome Plinio, cuando él se iba de “vacaciones” y se alejaba del diario ajetreo y se dedicaba a la lectura y escritura y también al ejercicio del cuerpo (de nuevo el mens sana in corpore sano), que esto sí le parecía aprovechar el tiempo, porque se dedicaba con gusto y placer a una actividad creativa. O rectam sinceramque vitam! O dulce otium honestumque ac paene omni negotio pulchrius! (¡Oh correcta y pura vida! ¡Oh dulce y honorable ocio y casi más digno que cualquier ocupación.”).

¡Eh! Plinio no habla de irse a la playa y estar tumbado todo el día al sol arenoso con algún que otro remojón. Esto es, creo yo, según él, una pérdida de tiempo, frigida res, cosa vana.

Y ésta, creo, es la diferencia para comprender la disparidad de opinión sobre el ocio: él alaba la inspiración de sus musas (¡cuántas cosas nos descubrís, cuántas cosas nos dictáis!) y nos aconseja tú también abandona, tan pronto como tengas ocasión, ese estrépito, ese ir y venir sin sentido y esos trabajos tan inútiles y entrégate al estudio y al descanso.

Ocio es escuchar música, hacer un puzzle, coleccionar bichitos o sellos, realizar maquetas de aviones, barcos o campos de batallas o pasar cuatro horas delante de un buen fogón hasta hacer un exquisito potaje, estofado o un arroz caldosito mientras refresca el gaznate una litrona de dos palos cruzados en el campo. En todas estas actividades hay un componente de observación, análisis, deducción y al final una puesta en acción detallada y ordenada. Toda una actividad y un placer. Actividad en el ocio o carpe diem.

Frente a la actividad, deberíamos hablar de inacción, en vez de ocio. Pero, ¿qué diferencia hay entre un sofá de Homer Simpson y un día de ocio por las grandes superficies entre cervecitas y una buena peli, una tarde de videojuego, o un paseo por las orillas del Guadalquivir en una noche sevillana?

Pero termina Plinio su carta reafirmando las palabras de Atilio: Satius est enim otiosum esse quam nihil agere. (En efecto, es mejor estar ocioso que no hacer nada).

COMPARTE
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en GooglePlus Compartir en Meneame Compartir en Gmail
Documento sin título 2 COMENTARIOS
Documento sin título Documento sin título KelMALPSOLD 08/07/2017 21:03
Cialis Meno Effetti Collaterali Del Viagra viagra Buy Anafranil Online
Documento sin título JustUNELTY 03/01/2018 07:36
Vente Viagra Bruxelles Propecia Nioxin Follicle Booster Viagra Without A Doctor Prescription http://costofcial.com - cialis Amoxil Ensemble Lasix Uk Online Cialis Gastritis Achat Lasilix 100 Mg En France Original Cialis Generika viagra cialis Amoxicillin Tooth Infection Dose Symptoms Of Allergy To Amoxicillin El Cialis No Me Funciona Levitra 20mg 30 Tablet Buy Canadian Cialis Buy Lotensin 40 Mg Tablet Online http://costofcial.com - online pharmacy Kamagra Online Apotheke Viagra Punti Vendita Cialis Viagra Generique
COMENTA













Documento sin título Documento sin título
MÁS DE ESTE AUTOR
Documento sin título Documento sin título
MÁS DE ESTE ILUSTRADOR
Documento sin título