Documento sin título Documento sin título Documento sin título

De cómo los hombres dominan a los hombres (y III)

marzo 2013

© John Oliver

Como último eslabón de la cadena, nuestro relato nos conduce a cómo llegamos a nuestro modelo actual en Occidente. En este punto, no es necesario realizar digresión alguna sobre fenómenos de sobra conocidos como el racionalismo o la ilustración, que habrán de ocasionar un impacto tremebundo en la estructura social. Sin embargo, emergen patologías exclusivamente endógenas del poder que igualmente auspician el cambio de modelo en el dominio social. Por un lado, existe un creciente descredito en torno al poder, y se desconfía de la génesis de sus normas y de su aplicación en muchos casos abusiva. Por otro, se intuye como posible un sistema más exacto y justo, donde la razón actúe como guía. En consecuencia, el proceso legitimatorio se va erosionando hasta conducir al sistema tradicional, ya exangüe, hacia una fase terminal donde la sociedad cuestiona las normas y reúsa su cumplimiento.

Desde un punto de vista material, la principal afección es la pérdida de eficacia de las normas. Dejando a un lado prismas de análisis de suerte psicológica o teleológica, el sistema es igualmente desabrido desde un punto de vista humano. En multitud de casos, se distingue un acusado desequilibrio entre el supuesto de hecho de las normas y la consecuencia jurídica que se aplica. Foucault observa que los delitos patrimoniales han aumentado muchísimo en número, por efecto del progresivo desgarro entre castas sociales que existe y que, además, no sólo no se mitigará sino que tenderá a agudizarse. Por todo esto, resulta inasumible para el conjunto de la sociedad que, por ejemplo, un hurto menor tenga un castigo tan severo como la amputación de la mano. El desajuste es brutal y los individuos preferirán cercenar al sistema antes de que éste haga lo propio con ellos.

Así, nos hallamos ante las sociedades actuales. De forma más o menos generalizada, podemos comprobar que la dominación que rige en occidente es la racional formal. Se ha dado lugar a ordenamientos jurídicos donde la razón subyace bajo el sistema de fuentes de las normas, arrinconándose a la costumbre y tradición. Igualmente, se crea un sistema garantista, de modo que el individuo encuentra una legitimación formal del poder y, por otro lado, se aseguran cauces reglados y efectivos a partes iguales para el desempeño del poder por las instituciones legitimadas.

Nuestra composición social se torna compleja, y eso requiere un derecho, a su vez, complejo. Imaginemos lo ridículo y fútil que serían las normas de las comunidades iniciales operando en la actualidad. La complejidad social también se materializa a la hora de articular las instituciones de poder. Nos encontramos ante una enorme comunidad atomizada, donde el núcleo familiar, que en su día dio origen a la sociedad actual al conjuntarse con otros, es cada vez más difuso y poco uniforme. Esto nos conduce a un poder también atomizado, donde encontramos focos de control en cualquier ámbito de nuestra vida, no sólo en la familia, sino también en el trabajo o en el ocio. Este concepto reside en un fenómeno legitimatorio cuyo funcionamiento es a veces insondable y que, inevitablemente y como ha venido sucediendo desde que el Hombre es tal, está abocado al cambio.

COMPARTE
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en GooglePlus Compartir en Meneame Compartir en Gmail
Documento sin título 1 COMENTARIOS
Documento sin título Documento sin título JustUNELTY 28/12/2017 08:29
Cialis Kaufen De http://costofcial.com - online pharmacy Orlistat No Prescription Rush Delivery Propecia Finasterid Amoxicilline Molecule cialis Kamagra Venta Sin Receta Buy now isotretinoin claravis Kidney Infections And Amoxicillin http://costofcial.com - viagra cialis Purchase 200mg Cytotec Buy Cheap Levitra Can I Purchase Elocon
COMENTA













Documento sin título Documento sin título
MÁS DE ESTE ILUSTRADOR
Documento sin título