Documento sin título Documento sin título Documento sin título

La Realiora

enero 2013

© Omar Franco

"Todos los hombres son creados iguales", proclamaba la Declaración de Independencia de 1776. Ésta fue la primera ocasión en la que alguien se tomó la molestia de poner por escrito la que, quizás, sea la verdad más palmaria que ha conseguido constatar la Sociedad moderna convirtiéndose de facto en el mayor adalid del Estado de Derecho occidental. Una verdad – señalaban los framers en la Declaración – evidente en sí misma. Con esta deliciosa concisión fundamentaban la Igualdad entre los Hombres, convirtiéndolo en el primero y más importante de una prelación de derechos inalienables del Hombre.

Pero, si por un momento dejan de felicitarse por el recuerdo de esta notable victoria del Hombre sobre la tiranía, es posible que observen en ella ciertas ambigüedades. Por ejemplo, es paradójico ver el modo en que abrazamos la Igualdad como la clave de bóveda de nuestro sistema de valores, con arreglo a lo tardío que fue su florecimiento. Por el contrario, fácilmente podríamos evidenciar cómo derechos que parecen mostrar un rostro fatuo y leve en el Hombre -como el derecho de propiedad - desprenden el clásico sabor hondo de aquello que coexistió con el Hombre desde que es tal. De modo que todo esto sólo pudo recordarme un olvidado conocimiento de la época clásica, la realiora.

Y es que, con enorme agudeza, algunos pensadores en Roma creyeron preciso acuñar un nuevo término que trascendiera lo conocido como realidad -la realia, aquello que consignamos como verdadero- para dar cabida a ese otro lado de las cosas. Armándose de un cinismo condescendiente pensaron en una nueva categoría, la llamada realiora, lo que está más allá de la verdad y realidad. La realiora no es más que la parte oculta que se extiende en el infinito, aquella auténtica realidad que es sustraída por la imposición inquebrantable de nuestra mente por la realia. Lo que dejamos de ver al tapar nuestros ojos con la mano. Sonidos y sensaciones que brotan desconocidas en un área en el que no nos place adentrarnos.

No obstante, esta dualización de la realidad no es un concepto que languidezca víctima de su abstracción. El enfrentamiento realia/realiora es observable en casi cualquier eventualidad de la vida. Piénsenlo. ¿De verdad es el Amor la principal causa que mueve al Hombre a vivir en pareja? Habría otras buenas razones que podrían aproximarse a la verdadera realidad, como la soledad, la inseguridad o, en definitiva, el miedo. ¿Cuál es la verdadera razón que aplaca al Hombre de la calle ante la tentación de delinquir en la búsqueda de su beneficio? Quizás no es un código moral lo que nos lo impide, sino exclusivamente el miedo al castigo.

Lo cierto es que, si se atreven, pueden ver la realiora donde les apetezca. Por qué estudiamos, por qué trabajamos, por qué confiamos en los amigos, por qué somos fieles. Nuestra naturaleza nos regaló la realia para librarnos de la aterradora realiora. En contraprestación, nos arrogamos el poder de eliminar el rastro de la verdadera realidad, arrojándola a un mundo de sombras.

Ya conocen lo que postularon los framers sobre la Igualdad y cómo furibundamente se ha defendido hasta hoy en Occidente. Contrariamente, algún tiempo antes, Thomas Hobbes no entendió que fuésemos iguales ex natura, sino que nuestro insaciable ego conseguía irreductiblemente colacionarnos a todos a un mismo nivel. La naturaleza del Hombre es tal –aseveraba- que difícilmente creerá que haya muchos más sabios que él. Es por eso que cabe preguntarse acerca del encaje que tiene el Derecho de marras en esta peculiar teoría clásica.

Igualdad. Realia y realiora.

COMPARTE
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en GooglePlus Compartir en Meneame Compartir en Gmail
Documento sin título 1 COMENTARIOS
Documento sin título Documento sin título myy 19/06/2017 13:48
http://www.nikeshoesoutlet.org.uk/, http://www.michaelkors-ins.com/, http://www.giuseppes-zanotti.com/, http://titans.nfljersey.us.com/, http://www.cheapshoes.net.co/, http://www.michael-kors-australia.com.au/, http://www.christianlouboutinoutlet.net.co/, http://www.ralphs-laurenpolo.co.uk/, http://www.outlet-burberry.net/, http://www.women-clothes.com/, http://76ers.nba-jersey.com/, http://www.nhl-jerseys.net/, http://www.givenchy.com.co/, http://www.swarovskissale.co.uk/, http://www.cheapjerseys.net.co/, http://www.swarovski-crystals.com.co/, http://www.raybans.com.de/, http://www.ralph-laurenoutletonline.com/, http://www.eyeglasses-outlet.com/, http://www.salvatore-ferragamos.com/, http://kings.nba-jersey.com/, http://www.coach-factory.com.co/, http://www.toms-outlets.us.com/, http://www.under-armouroutlet.com/, http://www.michael-kors.cc/, http://browns.nfljersey.us.com/, http://www.christian-louboutins.in.net/, http://www.the-northface.ca/, http://coach.blackofriday.com/, http://www.polos-outlets.com/, http://www.michaelkors.so/, http://www.omegawatches.in.net/, http://www.oakleys.com.de/, http://www.omegas-relojes.es/, http://packers.nfljersey.us.com/, http://www.ralphs-laure
COMENTA













Documento sin título Documento sin título
MÁS DE ESTE ILUSTRADOR
Documento sin título