Documento sin título Documento sin título Documento sin título

Un viaje cualquiera

febrero 2014

© Macarena de Martos

Era un 27 de Diciembre frío y con una lluvia intermitente. El tren, a una hora fronteriza entre el final de la tarde y el comienzo de la noche, estaba prácticamente vacío. En mi vagón, únicamente se descubría a una mujer bajita, que con cierta desconfianza había colocado su maleta justo al lado de su asiento, y a un hombre que se había sentado al fondo, con la cara pegada al cristal y en una postura relajada.

Yo estaba situado en el primer asiento del coche 5, desde donde, no sin cierta tristeza, podía escuchar a dos amantes hablando a través de aquella barrera invisible que pronto los separaría sin compasión; un fenómeno inevitablemente trágico. Entre ambos se sucedían las típicas preguntas nimias con las no menos habituales respuestas breves. No faltaron tampoco los adioses que, curiosamente, se repetían con frecuencia. A decir verdad, era como si ambos sintieran que cada nueva despedida suponía ganar un tiempo que el implacable reloj del andén no tenía reservado para ellos. Sin embargo, aquella escena tuvo un final presto, pues al tiempo no le es dado ser compasivo.

La chica, de la que no volví a saber nada más, se encaminó hacia su vagón con las pisadas de quien acaba de perder algo valioso, y yo, recostado en mi asiento, me debatía entre estudiar unas lecciones que llevaba conmigo o dejarme arrastrar por un sueño que comenzaba a tirar de mí. Finalmente, en un intento desesperado por satisfacer a mi conciencia, bajé la bandeja del asiento de delante para apoyar aquellos papeles sin sentido y, para mi sorpresa, encontré el billete de tren de otra persona. Algunos pensarán que simplemente me topé con un papel, pero en aquel momento no pude evitar sentirme como aquellos que encuentran un mensaje en la corteza de algún árbol centenario. Para mí, ambos acontecimientos son análogos, pues son formas de conectar espacialmente a dos desconocidos separados por el tiempo.

De la otra persona poco pude saber, salvo lo que aquel billete, actuando como un oráculo, era capaz de desvelarme. Conocí su ruta, tanto de ida como de vuelta, las horas de salida y llegada e incluso el precio que había tenido que pagar por el desplazamiento, que no había sido muy elevado al utilizar un carné joven. Después de revelarme esto, el billete selló sus labios, pero mi imaginación se resistía a conformarse y, violentada por aquel silencio, me hizo viajar al ayer, concretamente al vagón y al asiento en el que ahora me encontraba. Durante todo el tiempo que estuve allí pude observar a un chico con unos grandes cascos, que en cuestión de segundos, pasó a ser otro chico, que se entretenía viendo un capítulo de Seinfeld en el portátil que había comprado un par de meses atrás. Aquella imagen, sin embargo, pronto quedó diluida y se formó la figura de una chica, que leía con gran pasión un libro de Onetti que sostenía en sus manos.

A gran velocidad fueron sucediéndose jóvenes y más jóvenes con caras conocidas y extrañas, de aspectos amigables y desafiantes, con las miradas distraídas o atentas a todo cuanto les rodeaba. Entre ellos vi sucederse a un chico que podría haber sido mi mejor amigo y otro al que hubiera odiado con toda mi alma. En aquel desfile, también descubrí rostros que me resultaron completamente indiferentes y otros que me despertaron una sonrisa. Pude contemplar a la chica con la que habría compartido el resto de mi vida, pero también a aquella que me habría roto el corazón si se hubiera presentado la oportunidad. Todos, uno detrás de otro, fueron sucediéndose, desapareciendo.

Y ahora, mientras escribo estas líneas, estoy convencido de que conozco la verdad. Aquel billete, cuyo destino era necesariamente acabar entre mis manos, fue puesto allí por todos y cada uno de los que por mi imaginación pasaron, pues ése era el único camino que tenían para cobrar vida; para abandonar aquel incierto infinito de posibilidades en el que estaban presos.

COMPARTE
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en GooglePlus Compartir en Meneame Compartir en Gmail
Documento sin título 1 COMENTARIOS
Documento sin título Documento sin título ylq 02/01/2018 09:27
http://www.soccershoes-outlet.com/, http://www.stone-islandestore.com/, http://www.zcoachoutlet.com/, http://www.mcm-handbags.org/, http://www.marcjacobs-outlet.com/, http://hawks.nbajerseysstore.com/, http://www.outletonline-michael-kors.co.uk/, http://www.crystals-swarovskis.com/, http://www.hollister-outlet.com/, http://www.mk-com.com/, http://www.pandora-jewelry.top/, http://www.air-maxschoenen.co.nl/, http://broncos.nfl-jerseys.org/, http://www.cheap-baseballbats.us/, http://www.coachfactory.shop/, http://www.burberrys-handbags.com.co/, http://www.nike-factory.com.co/, http://www.oakleys-frames.com/, http://www.pandora-charmscanada.ca/, http://www.vibram--fivefingers.com/, http://www.tommy-hilfigers.com.co/, http://www.hollister-clothings.us.com/, http://www.outlet-pradahandbags.com/, http://www.monclers-outlet.us.com/, http://www.nike-skos.com/, http://www.hollister.com.de/, http://bucks.nbajerseysstore.com/, http://redskins.nfl-jerseys.org/, http://www.nike-shoesoutlet.com/, http://www.co-aol.com/, http://www.monclers-outlet.us.com/, http://www.oakley-outletonline.com.co/, http://www.michaelkors.co.nl/, http://www.ed-hardy.us.com/, http://www.babylisspros.com/, http://www.ni
COMENTA













Documento sin título
Documento sin título Documento sin título
MÁS DE ESTE ILUSTRADOR
Documento sin título